Mentalidad
Video

Origen

Lección 3

¿Cómo surge el síndrome del impostor?

El síndrome del impostor se desarrolla a partir de una combinación de diferentes fuentes. Aquí están 3 Fuentes más comunes:

Fuente # 1: Los efectos secundarios de las etiquetas.

El trabajo de la Dra. Carol Dweck, profesora de psicología en Stanford, arroja luz sobre un error común de los padres.

Los padres bien intencionados a menudo elogian a los niños con etiquetas como "¡Eres tan inteligente!" o "¡Eres tan bonito!"

Aunque la intención de estas etiquetas es ayudar a los niños, en realidad hacen daño porque eliminan la posibilidad del crecimiento y la evolución.

Cuando le decimos “eres inteligente" a un niño, este interpreta que "inteligente" es una característica que él tiene o no.

Estoy seguro que podemos encontrar en nuestra vida momentos en que nuestros padres nos dijeron esto, o alguna otra frase parecida y si hacemos una introspección podremos encontrar cómo dicha frase guió nuestro comportamiento posteriormente para agradarles a nuestros padres y a los demás.

Cuando le decimos esto a un niño, él piensa que o es inteligente o no lo eres, y no hay nada que pueda hacer para cambiarlo.

Así las cosas,, cada vez que un niños comete un error, se cuestiona internamente la etiqueta "inteligente":

"Si tengo una C esta vez, ¿quizás no sea tan inteligente después de todo? Mamá debe estar equivocada ".

Este tipo de etiquetas y comentarios, repetidos en el tiempo, reprime la disposición de los niños a probar cosas nuevas por temor a que demuestren que su etiqueta es incorrecta.

Esto establece un terreno fértil para el Síndrome del Impostor y es uno de los factores que origina su aparición.


Fuente # 2: Los efectos secundarios de la comparación.

Las personas que tienen un alto rendimiento lo tienen siempre en comparación con otros.

Estas personas han sido comparadas con otras en toda su vida: cuando obtienen calificaciones, ganan honores, son seleccionadas para ingresar en universidades, consiguen empleos, etc.

Es frecuente para estas personas aparecer en los primeros lugares , y esto conduce a dos cosas:

Primero, valoran el proceso de comparación porque lo han hecho bien.

Segundo, están más alertas al proceso de comparación.

La conciencia de ser evaluado y preocuparse profundamente por el resultado es una mentalidad importante para el éxito, pero también influye en crear las bases para sentirse como un impostor o fraude si los resultados obtenidos no coinciden con la expectativa que se tenían.


Fuente # 3: El sentimiento de “no pertenencia” a la mayoría.

Las mujeres, las minorías raciales, las personas LGBT, etc, en ocasiones pueden sentir que no "coinciden" con la “mayoría”.

A menudo pueden tener una lucha interna por sentirse legítima y pertenecientes a la cultura mayoritaria de su escuela, empresa o forma de hacer las cosas.

Las personas que se sienten fuera de “la mayoría” pueden sentir que no pertenecen, a pesar de sus logros, calificaciones, cualidades y habilidades.

Navegar por aguas desconocidas sin un modelo a seguir, o un mentor, puede disparar los pensamientos, emociones y sensaciones del síndrome del impostor.

Por ejemplo, ser el primero en la familia en asistir a la universidad o tener una carrera de cuello blanco es un logro pionero, pero puede sentirse como una imitación incansable sin un guía experimentado.

Y en el mundo actual tan cambiante e innovador, estos ejemplos son cada vez más numerosos en el mundo del emprendedor, donde todo cambia hoy muy velozmente debido al manejo de la información y a la rápida evolución de la tecnología y las nuevas posibilidades de comportamiento y creatividad que ofrecen.

La primera generación de innovadores pueden sentirse fuera de lugar tanto en casa como en el nuevo entorno que están creando.



Estos 3 factores, a lo largo de nuestro crecimiento, desarrollo y evolución, se convierten en las fuentes de lo que algunos autores le llaman subpersonalidades.

Las subpersonalidades son máscaras de comportamiento diseñadas para “protegernos” de las emociones difíciles a enfrentar y asimilar en cada una de las situaciones de nuestra vida. Cheri Huber, maestra zen americana, les llama  “sistemas de supervivencia”.


Veamos ahora un pequeño resumen de 5 tipos de estas máscaras.

La Dra. Valerie Young , después de décadas de estudios e investigaciones relacionadas con los sentimientos de fraude que tienen las personas exitosas, describe 5 tipos de estas máscaras en su libro (The Secret Thoughts of Successful Women: Why Capable People Suffer From the Imposter Syndrome and How to Thrive in Spite of It):

  1. El Perfeccionista,

  2. La Superwoman / Superman,

  3. El Genio Natural,

  4. El Aislado (que aguanta en silencio),

  5. El Experto

Vamos a estudiar estas máscaras y su relación con el Síndrome Del Impostor.


1. El perfeccionista:

El perfeccionismo y el síndrome del impostor a menudo van de la mano.

Los perfeccionistas se fijan metas excesivamente altas, y cuando no logran alcanzar una meta, experimentan grandes dudas.

Ya sea que se den cuenta o no, las personas con esta máscara o subpersonalidad también puede ser fanática del control, sintiendo que si quieren que algo se haga bien, tienen que hacerlo ellas mismos.

¿Quieres saber si tienes esta subpersonalidad?

Responde estas preguntas:

  • ¿Alguna vez te han acusado de ser ‘todólogo’ (el que lo hace todo)?

  • ¿Tienes grandes dificultades para delegar? Incluso cuando puedes hacerlo, ¿te sientes frustrado y decepcionado por los resultados?

  • Cuando no logras alcanzar tu meta, que a menudo es increiblemente alta, ¿te acusas de "no ser el adecuado" para tu trabajo y rumias este pensamiento durante días?

  • ¿Sientes que tu trabajo debe ser 100% perfecto, 100% del tiempo?


2. La superwoman / superman

Las personas que sienten el Síndrome Del Impostor a menudo están convencidas, a nivel inconsciente, de que son un fraude entre sus colegas, los cuales sí están bien preparados.

Debido a esto, se esfuerzan por trabajar cada vez más y más duro.

Esta subpersonalidad es una careta que usan, inconscientemente, para cubrir sus propias inseguridades.

A su vez, esta sobrecarga de trabajo puede dañar no solo su propia salud mental, sino también sus relaciones con los demás.

¿No está seguro si es tu caso? Responde honestamente las siguientes preguntas:

  • ¿Te quedas más tarde en la oficina que el resto de tu equipo, incluso después de haber completado el trabajo necesario para ese día?

  • ¿Te estresas cuando no estás trabajando y encuentras el tiempo de inactividad completamente desperdiciado?

  • ¿Has dejado tus pasatiempos y pasiones por el trabajo?

  • ¿Sientes que realmente no eres merecedor de tus éxitos (a pesar de los numerosos títulos y logros), por lo que te sientes presionado a trabajar más duro y por más tiempo que los que te rodean para así demostrar tu valía?


3. El genio natural

Las personas con el Síndrome del Impostor pueden creen que necesitan ser un "genio natural”.

De esta forma cometen un error de juicio, y es que juzgan la facilidad y la velocidad con que alcanzan sus logros de acuerdo a sus capacidad en vez de asociarlas al esfuerzos realizado.

En otras palabras, si demoran mucho tiempo para dominar alguna habilidad, se sienten avergonzados.

Estas personas establecen su nivel interno increíblemente alto, al igual que los perfeccionistas, pero los genios naturales no solo se juzgan a sí mismos basándose en expectativas ridículas, sino que también se juzgan a sí mismos en base a si logran hacer las cosas bien en el primer intento.

Cuando no pueden hacer algo de forma rápida o fluida, su alarma interior suena, con el consiguiente costo de agotamiento mental y emocional.

¿No está seguro si esto se aplica a tu caso? Responde sinceramente y en base a tu experiencia:

  • ¿Estás acostumbrado a sobresalir sin mucho esfuerzo?

  • ¿Tiene un historial de obtener "A's directas" o "estrellas doradas" en todo lo que haces?

  • ¿Te dijeron con frecuencia cuando eras niño que eras el “inteligente” de la familia o del aula?

  • ¿Te disgusta la idea de tener un mentor, porque puedes manejar las cosas por tu cuenta?

  • Cuando te enfrentas a un contratiempo, ¿tu confianza se va al suelo y sientes vergüenza por no tener un buen rendimiento?

  • ¿A menudo evitas los retos y desafíos porque es incómodo intentar algo y no ser bueno en ello?


4. El Aislado (que aguanta en silencio)

Son aquellas personas que enfrentan un reto y que a la vez sienten que pedir ayuda revela su falsedad.

Está bien ser independiente, pero no es necesario rechazar la ayuda sólo para demostrar la propia valía personal.

Preguntas de control a ver si te sientes reflejado o reflejada:

  • ¿Sientes firmemente que necesitas lograr cosas por tu cuenta?

  • El pensamiento "No necesito la ayuda de nadie"... ¿Es un pensamiento que suena como tuyo?

  • ¿Evalúas los proyectos que emprendes en base a sus retos y en relación a tus necesidades?


5. El experto

Los expertos miden su competencia en función de "qué" y "cuánto" saben o pueden hacer.

Creyendo que nunca sabrán lo suficiente sobre un tema, temen ser expuestos como inexpertos.

  • ¿Evitas postularte a las ofertas de trabajo a menos que cumplas con todos los requisitos?

  • ¿Estás constantemente buscando capacitaciones o certificaciones porque cree que necesitas mejorar tus habilidades para tener éxito?

  • Incluso si has realizado tu trabajo o desarrollado tu proyecto durante algún tiempo, ¿sientes que aún no sabes "lo suficiente"?

  • ¿Te estremeces cuando alguien dice que eres un experto?



Hasta aquí hemos terminado con este segundo vídeo donde hemos descrito los factores que dan origen al Síndrome Del Impostor.

Ahora te invito a ver el siguiente vídeo donde conversaremos sobre algunas formas de poder transformar los síntomas del Síndrome Del Impostor.

Leave a comment

Comment as a guest:

Name * E-Mail *
Website
Pen